jueves, 20 de septiembre de 2007

General Cabrera: un juez llamó a una audiencia por contaminación

General Cabrera: un juez llamó a una audiencia por contaminación
Es por el caso de una fundición clausurada, sospechada de emanar tóxicos.

General Cabrera. Ante un recurso de amparo ambiental, por presunta contaminación con plomo en General Cabrera, el juez en lo Civil y Comercial de tercera nominación de Río Cuarto, Rolando Guadagna, realizó ayer una inspección ocular en la localidad y dispuso una medida inédita: la realización de una audiencia pública sobre la problemática.
“El 12 de octubre se hará la audiencia pública y en el transcurso de ese mes creo que tomaré una resolución”, afirmó el magistrado. Explicó que la inédita convocatoria obedece a que el tema ambiental “no sólo es de interés de las partes sino de toda la comunidad actual y futura”. Dijo a LV16 que existen normas de derecho internacional y positivo que prescriben que, en estos casos, es conveniente darle la posibilidad de expresarse a todos los interesados, “para que el juez tenga mayor cantidad de elementos para resolver”.
Paola Roberts, abogada de 14 familias que se declaran afectadas por las emanaciones de la fundición de Nome Caressano (ya clausurada por Córdoba Ambiente) destacó la actitud del magistrado. “No existen antecedentes en esta instancia de una audiencia pública por contaminación. El único es de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, para la cuenca Matanza Riachuelo. Estamos muy conformes”, evaluó.
La audiencia tendrá lugar en los Tribunales de Río Cuarto. Por razones de espacio, los interesados deben inscribirse para participar. Ayer, Guadagna revisó la controvertida fundición, una escuela agrotécnica cercana y un basural clandestino. En este último se observó una suerte de piedras negras que, según los vecinos, serían baterías compactadas, que constituirían un foco de contaminación con plomo.
El querellante Gustavo Vega alertó acerca de que las “piedras negras” habrían sido utilizadas como escombros en el pueblo, incluso para rellenar baches. Indicó que lo que más les interesa a los vecinos es que sea saneado el ambiente.
Otros vecinos apuntaron que, según un informe de Toxicología pediátrica del Hospital de Niños, existirían más de 100 casos de chicos de Cabrera con alto índice de plomo en sangre.
Roberts agregó que su objetivo es lograr la atención médica de los enfermos, el saneamiento del sitio y, en caso de que esto lleve tiempo, el traslado de las familias fuera de la zona contaminada.
Fuente: La Voz del Interior
19/09/2007